h1

Chapter 2: Tan malo lo mucho como lo poco

10 agosto 2008

Llevaba tiempo sin actualizar el blog, debido a que…bueno, las vacaciones fuera y esas cosas impiden escribir si no hay Internet.

Pero bueno, ya toca. Y primero me gustaría responder varias cosas: la verdad es que empecé el blog por culpa de un cabreo. Y a raíz de ahí salió el tema de la falsedad y tal, lo cual considero que es de actualidad, es algo que está ahí, pero a nadie le gusta cambiar, porque entre otras cosas no se puede hacer de forma tan fácil.

Hoy me gustaría hablar de algo que pasa cuando hay demasiado tiempo libre y pocas cosas con las que llenarlo: vacaciones de verano.

Solté los libros en Junio como si me quemasen las manos, deseando pillar la PS2 y quemarla a base de jugar, practicar y esas cosas. Salir con los amigos, hacer muchas, muchas cosas…Pero resultó que no. Los veranos magníficos no son tan magníficos como uno se los plantea. Allá donde vas, hay siempre un hijo de su madre al otro extremo de la calle, deseoso de quitarte de enmedio porque estorbas en sus planes, chavales demasiado borrachos como para hacer cosas lógicas y atender a razones…y malas sensaciones. Una de ellas es el aburrimiento.

Alguien dijo en alguna ocasión que no hay nada más aburrido que un hombre que no se aburre, y en cierta parte enorgullece, porque se demuestra que se está vivo. Pero el hastío es un auténtico coñazo. Y más aún en una tarde de Agosto en la que hay 39 grados a la sombra y nadie con quien hablar en unos pocos kilómetros a la redonda. Quien no anda por Japón, se pone moreno en alguna playa de la Costa del Sol, o se va de viaje por España chachi que te cagas.

Si uno se organiza bien, puede salir un verano perfecto, pero algo va a fallar. Y falla. Vas sin ton ni son mirando en el fotolog, en el tuenti o en el correo algo nuevo, que nos haga responder, que nos mantenga ocupados, etc. Al final acabas zambulléndote en la piscina sin mucha gana, haciendo algo de deporte y luego a volver al mismo hastío, o bien acabas rebuscando en el baúl de los recuerdos algún entretenimiento con el que pasar la tarde, o bien acabas escribiendo una entrada en el blog, que es lo que servidor hace ahora mismo.

Sin duda alguna, las vacaciones muy muy largas son hasta coñazo. Al principio pinta muy bien, pero luego la cosa ya no es tan genial: el aburrimiento siempre está ahí. La próxima vez que quiera vacaciones largas me lo pienso dos veces, antes de querer estar tumbado, con la pachorra y pensando qué puñetas hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s