h1

Chapter 5: Al señor libertinaje le hace falta su novia Educación

23 diciembre 2008

Como lo oyen. Al libertinaje le hace falta una novia, y pronto. Y quién mejor para serlo que la educación, en un país como Ex-paña, donde jamás ha tenido cabida, y quizá no sea bienvenida en absoluto. Y si la señora educación viniera acompañada de un hijo llamado sentido común, igual cambiaba algo en este miserable país con mentalidad de pueblo grande.

Y es que el hecho de separar a una madre se su hijo durante un año entero, por pegarle un cogotazo al niño tras tirarle el mismo una zapatilla y decir que no hace los deberes porque no le da la gana, es motivo de separación porque al niño le causó lesiones. Así lo recogió el juez del caso, que ignoro si tiene familia, hijos, o algo de sentido común y empatía. No le vendría mal. Así mismo como salió hace unos meses de boca del propio Gobierno: “a los mayores hay que perderles el respeto, pues inculcan valores conservadores que en nuestra época están desfasados y sin dañinos para cualquiera”. El colmo de lo que me faltaba escuchar, junto con el Plan Bolonia y el “todo vale”.

Como dijera aquel destripador, vamos por partes. Analicemos el caso de la mujer y su hijo: un crío un tanto rebelde le dice a su madre que hará los deberes cuando a él le venga en gana y le tira una zapatilla a la mujer. Y ésta, en consecuencia por la falta de respeto, le da un sopapo. El chaval se golpea la nariz, empieza a sangrar y al final acaban en el juzgado, con un juez sin la más mínima mota de materia gris en su cerebro, que dictamina que madre e hijo deben permanecer separados un año.

Póngome yo en el caso de la pobre mujer: si yo fuese ella, el que estaría, no un año, sino el resto de sus días, separado de cualquier juzgado sería el juez, por dictaminar una sentencia tan absurda e imbécil. No voy a defender la idea de que pegar sea bueno y placentero (que hay quien le gusta y acaba con traje de cuero y fusta), porque pegarle a un niño no es bueno, pero un correctivo a tiempo soluciona muchos problemas a tiempo. Este pensamiuento es visto hoy en Ex-paña como el de una persona cruel, porque a los niños no se les puede dar ni un cachete, ellos ya son muy buenos y se comportan. Permítanme decirles que el otro día me fisuré el dedo corazón, fui al traumatólogo y me dijo que debía mantener el dedo recto y entablillado. y enseñarlo a todo aquel que mantenga esta rocambolesca idea.

¿Alguien se ha preguntado en alguna ocasión por qué existen hoy tantos fracasos escolares y tantos problemas con los adolescentes? Es muy posible, y es igual de posible que algún idiota en la caja tonta haya conradicho los pensamientos de la gente, con nosequé trauma psicológico a los niños si les pasa tal o cual cosa. Je m’enmoque, lo que en nuestra lengua es me río yo de eso. El único trauma posible de un niño perfectamente sano y sin problemas mentales es no recibir la educación pertinente. A día de hoy muchos lo sufren. Existen multitud de parejas que, ya sea por motivos de trabajo (los famosos workaholics, o gente humilde que echa más horas que un reloj y cobra el salario mínimo), o porque son tan vagos y asquerosos que no darían su vida por otra persona que ella misma, no educan a los hijos debidamente. Unido a ese supuesto compendio de buenos valores morales que representa la Educación para la Ciudadanía, tenemos a un grupo de descerebrados, listos para teñirse el pelo de color rubio pollo, dejarse el peinado fracaso escolar (que no hará sino acelerar el mismo fracaso), usar la jerga típica de esta gente e irse a cualquier parque a fumar algunos cigarritos de la risa.

Y por supuesto, no nos olvidemos del poco respeto a los mayores. Lo admito, hay señores que merecen una patada en sus nobles partes, por puñeteros y por pasados de fecha. Pero por repudiables que parezcan, hay que respetarlos. Y a los que no son como ellos, con más motivo. Para algo han currado durante toda su vida, no para que un niñato adolescente se descojone de ellos y les hable de tú sin nisiquiera conocerlos. Ésto es algo que llega hasta a los colegios, y resulta bastante mosqueante ver a una criaja que no levanta más de un metro y medio del suelo hablar de tú y con chulería a un profesor que ronda los 60 años. por no decir que entran ganas de lavarle la boca a la niña con aguarrás y enseñarle los modales que en su casa no le enseñan porque sus padres están forrados de pasta, pero no le prestan la más mínima atención.

Pero, por supuesto, el no regañarle a los niños cuando lo merecen (cuando lo merecen, que existen padres que son auténticos tiranos con sus descendientes, cosa que tampoco apruebo) y el volverlos cada véz más imbéciles e irrespetuosos es síntoma de progreso, de tolerancia y de gente chic. Retrocedamos algo más de 30 años, a una época donde existía lo contrario a ahora: un general en el poder de un país en el que no había ni la mitad de lo que hay hoy. Imagínense la escena: maestros repartiendo leña a los alumnos rebeldes (y a los que no lo eran, también), padres repartiendo estopa por cualquier cosa a sus hijos, policías y guardias civiles con derecho a pegar a quien sea (y vaya si lo hacían), y, en definitiva, una situación antigua, unida a una enorme represión. Para mí (y para cualquier persona con algo de cabeza) es una situación cruel para cualquier persona que se precie. Hoy, todo eso se ha perdido: son los policías los que se llevan los palos, a los maestros se les pega porque miran a los niños, y hasta los propios padres pillan por parte de los niños.

¿Qué pasa aquí? Yo tengo la respuesta para vosotros, gente superhipermegatolerantetodoesmuyguaymuybonitoyhaylibertad: la educación no existe. Eso es un dinosaurio del pasado, y los cachetes y los azotes son un inútil intento de educar a los hijos. Quisiera yo saber cuánto tiempo podremos durar así, antes de que la población progre extermine las esperanzas que tenemos de que algo cambie y tengamos gente con algo de seso y educación, no un grupo de jóvenes imbéciles y brutos, fácilmente manejables por el Gobierno…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s