h1

Contando estrellas

15 abril 2009

En algún momento de tu vida tan ajetreada, ¿te has parado a pensar un sólo segundo en tí mismo? ¿De verdad? Creo que no exactamente. Constantemente te aburres, pero muy pocas veces te pones a reflexionar sobre ti tal como eres. Siempre piensas en la mucha tirria que le tienes a esa, a la “pescaera” de la clase que te dice que eres un pelota por cumplir con lo que se te dice; en que estás solo y que te hace falta alguien a quien decirle cosas; en que te gustaría irte de tu tierra, y volver ocasionalmente; en que tienes un tiempo de tránsito, lleno pero a la vez vacío, para tus objetivos. Y cuando llegues a esos objetivos, quizá descubras que has pasado un buen tiempo de tu vida demasiado lento, pero en realidad muy rápido. Un sinvivir, diría yo. Es algo triste, ¿no crees?

En realidad te hace falta. No vas a vivir del aire, y tú quieres cumplir tus sueños. Tú y cualquiera. A fin de cuentas todos tenemos ilusiones y esperanzas: que esa niña tan guapa se fije en tí, aprobar la asignatura que tanto te cuesta, que esa persona que te importa y está enferma mejore, o bien que el mal momento en el que estás pase. Pero es una pena no poder disfrutar al menos una pequeña parte de ese tiempo. más que nada porque el tiempo no pasa en balde para nadie, Y cuando quieres aprovechar ese tiempo que no pudiste, es demasiado tarde.

La cosa es que tú gastas mucho de tu tiempo en bobadas. Que si ahora me pongo a mirar el Tuenti, que si ahora el nosequé, ahora te da por poner la consola y jugar a eso que tienes manido hasta la saciedad, y luego a comer y dormir. Y pasa poco a poco el tiempo, y lo único productivo que has hecho ha sido estudiar (y muchas veces ni eso).

Piensa un segundo. ¿No te sientes mal contigo mismo? Te quejas de que las cosas no te van bien, pero no eres capaz de ponerle un remedio pronto. Las medias tintas no valen. Sabes que tienes defectos, pero dices más de lo que hablas. Siempre te ha parecido más bonita la casa del de al lado, aunque en realidad tú no la quieras. Y has detestado a aquél que tenía más éxito a la hora de hablar y convencer porque tú no lo tenías, y porque directamente te aplastaba ante el resto. Te han molestado este y el otro porque se echaron novia y tuvieron más éxito que tú con las mujeres…y con los amigos. Odias a esos lidercillos de las pandillas de amigos que se creen superiores al resto y se aprovechan de que su pandilla les obedece hasta para tirarse por un precipicio para hacer lo que les dé la gana. No te gusta para nada esa sociedad bien, que siempre muestran esa cara de felicidad allá donde vayan y tienen el reconocimiento donde sea.

¿Es que les tienes miedo? ¿Envidia? ¿Qué te pasa? ¿Por qué habría de tener miedo una persona como tú a pedirle salir a una niña? ¿Por qué le tienes miedo a hablar en público? Ya lo sé, odias el protagonismo. Pero yo estoy completamente seguro que tú, tal como eres, dirías más y hablarías más con el corazón en la mano que todos esos hipócritas que supuestamente dicen las cosas como son y luego hacen justo lo contrario.

No le tengas envidia a la gente que lo tiene todo, o los que tienen lo que tú no tienes. No quieras tenerlo todo, que la avaricia rompe el saco.  Piensa por un segundo que existe un cierto equilibrio de todo, y que las cosas que tú tienes a lo mejor a ellos les faltan. Ya te lo he dicho, el tiempo no pasa en balde para nadie, y tarde o temprano se ven los defectos y las imperfecciones. Y algunos son bastante más feos que otros, entre otras cosas porque nadie se ha molestado en intentar quitarlos. Tú todavía estás a tiempo de hacer algo al respecto y no tener eso. Aunque sigas atesorando ciertas cosas que no son buenas, sabes que una persona no es perfecta y que nunca lo será, y esas particularidades te van a conformar como tal. Pero lo más importante es que debes empezar, y continuar. No basta con poner sólo la primera piedra; hay que seguir, y seguir, y seguir hasta conseguirlo. Y entretanto intenta crear, haz algo con lo que realmente te sientas satisfecho. Motívate a seguir, y si cuentas con el apoyo de alguien mejor.

Y por favor no pierdas más el tiempo. Es demasiado valioso como para desperdiciarlo. No fantasees. Si quieres jugar porque te gusta y porque quieres demostrar a tus conocidos que puedes, adelante. Si quieres cantar para expresarte y que se te escuche, hazlo. Si quieres escribir para llegar a la gente, también. Y si necesitas sentirte menos pesado, debes averiguar la manera de ello y poner los medios necesarios. Nadie lo va a hacer por tí. Cuando tú lo hagas descubrirás que es mucho más gratificante  y que sólo tú puedes  hacer la mayor parte. Y si no puedes del todo…siempre hay alguien que te pueda echar una mano, y alguien que quizá también necesita tu ayuda para lo mismo. Alguien especial para tí, no una persona cualquiera. Ese alguien es quien tú escojas como tal.

Quizá te preguntes que cómo sé yo todo esto sobre tí, e incluso he despertado recuerdos en tu cabeza que ni siquiera recordabas. Verás, las estrellas nos cuentan el pasado. La luz que nos llega son las cosas que han pasado desde hace bastante tiempo. Yo estaba contando estrellas, y vi una que me llamó la atención. Una que suele pasar desapercibida, pero que en realidad capta la atención de quien mira detenidamente. Me paré un poco a mirarla y vi lo que te he descrito. No fue una gran sorpresa, pero sí he visto cosas nuevas: buenas y malas. Y la verdad es que no fue una gran sorpresa porque te conozco desde hace tiempo.

Nosce te Ipsum (Conócete a tí mismo)

Anuncios

2 comentarios

  1. Hoy me ha gustado mucho lo que has escrito 🙂 en algunas cosas me pasa igual que a ti, sobretodo lo de que siempre hay alguien que te pueda echar una mano, pero es mejor, creo yo, no cumplir los sueños, o al menos no todos, los sueños te dan una razon de vivir, sin ellos, ¿que te queda? quizas parezca que tu vida seria mejor con ellos, pero yo opino que no, cumpliendo algunos pequeñitos que te dan ilusiones. xd Yo tambien me he dado cuenta de que gasto mucho tiempo en bobadas. jaja Y eso tendria que cambiar, pero ¿por que no lo hace? yo creo que por el miedo, el miedo lo puede todo, el miedo te hace tuyo, el miedo te hace ciego. Esa es la meta; destruirlo o utilizarlo jeje, como tu dices nadie lo va a hacer por ti, nada, y esa es la cruda verdad. Y debemos hacer lo que queramos, lo que deseamos, sin miedo o verguenza que te hacen volver a tu seguro mundo de fantasia.
    besos!!


  2. Pablo, esto lo has sacado tu ? Joder, si luego es normal que diga que me quiero parecer a ti de mayor. Es increible y en cierto modo te hace reflexionar, aunque muchos ya saben sus limites que les anima y que no, y no obstante no hacen nada por remediarlo porque en el fondo les gusta la situacion, pero el mundo y la gente es asi.
    Hablamos tio, cuidate



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s