h1

Chapter 11: Cosas que no pasan, que pasan y que deberían pasar

29 mayo 2009

Pues bueno, yo sé que más de uno estaba esperando que volviera. Y yo estaba también deseándolo, más que nada por poder decir que me he quitado un buen peso de encima con los exámenes. Y según parece voy a salir bien parado, así que no está mal la cosa.

Como siempre, hay cosas que van bien y cosas que van mal. Y la verdad es que en el tiempo en el que he puesto cosas breves no he podido poner más, pero me he quedado con las ganas. Sí. Muchas cosas que decir y que se han quedado por el camino. Pero otras no.

Por ejemplo, voy a hacer un poco de remodelación del blog, y a pesar de seguir más o menos con la misma temática que de costumbre, lo quiero enfocar más a Japón. Vale, ya hay un montón de blogs así, pero me gusta y algún día me gustaría poder poner los pies en territorio nipón y ver realmente por qué me gusta tanto el país. Amén de sguir hablando sobre lo que pasa en el resto del mundo, y más concretamente en España, que para algo es mi realidad.

Durante estos días he sabido por segunda vez lo que es la recompensa de un trabajo hecho y practicado desde hace tiempo, y en dosis intensivas. Vamos, que se nota cuando uno trabaja las cosas, las lleva al día y se esfuerza en sacarlas adelante, aunque se prive de otras muchas cosas que le gustaría hacer. Yo no soy el tío más listo del mundo, pero para saber que eso se llama madurez no hace falta ser muy listo, y para dedicarle todo el empeño a algo que te gusta tampoco hace falta. Simplemente, querer es poder, por mucho que me digan (y os digan) que es imposible, no hay manera.

Al igual que pasan cosas como ésta, que demuestra que una persona va creciendo y va teniendo un poco de conciencia sobre lo que es vivir, también hay asuntos que son de juzgado de guardia. Hace poco mi profesora de Literatura me enseñó un texto de un libro que para mí de momento es de lo mejor que he leído: El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger (en inglés, el título es The Catcher in the Rye). Me gustó tanto que quise ir a comprármelo…hasta que conseguí ver el precio. Y me eché atras pero a la voz de ya. La verdad es que entiendo que los libros cuesta dinero encuadernarlos y todo el sistema de intermediarios que hay. Pero que hoy en día un libro de 200 páginas sea más caro que el material para dos o tres canutos me parece exagerado. Más que exagerado, ilógico. Así no me extraño de que cambiemos el libro por el librillo. Parece ser que a fin de cuentas es lo que les gusta a los superiores: tenernos calladitos, cuanto más incultos mejor, así luego les contamos cuatro mentiras y nos votan.

No. No soy un revolucionario, ni un anarquista, ni uno de esos falsos progres que están ahora tan de moda y que todo lo permiten para luego ser unos rajados y una mierda de personas. Sinceramente, mosquea y asquea ver que en pleno siglo XXI, cuando se supone que hay que favorecer la cultura, las segundas oportunidades y la democracia, seguimos con una cantidad de gente totalmente manipulable increíble, una lucha de extremos en la política insalvable (y estúpida, porque un político, lo mires por donde lo mires, va a hacer su agosto y no el tuyo) y una situación de impotencia y rabia cuando se hacen cosas completamente ilógicas que dan ganas de dejarlo todo y marcharse a donde el hombre no haya puesto el pie. Y por supuesto, por mucha libertad de expresión que haya, si dices algo inapropiado vete preparando para las consecuencias. Si esto es democracia, a mí me abdujeron los alienígenas en Roswell.

Me río yo  de la falsa humanidad de los que se dicen buenos, y que supuestamente luchan por nosotros. Sinceramente no cuela: si tienes un buen enchufe que te consiga un buen puesto en una empresa importante, aunque seas alguien que no sabe hacer la O con un canuto, cobrarás una pasta y haciendo un trabajo penoso, por ser hijo o hija de_____. Mientras tanto, cada vez cuesta más llegar a fin de mes, comemos peor y nos volvemos más y más violentos. La verdad es que muchas veces me miro, miro a mi alrededor y luego miro a la gente VIP, y no parece, es como si los VIPs fuesen el superhombre de Nietzsche, y nosotros simples seres inferiores, peones de los que se puede prescindir. Supuestamente somos todos iguales, pero de eso nada. Cuanto más papel verde, marrón o rosa haya en la billetera, más persona eres y mejor trato se va a recibir.

Es increíble. Sólo porque Don Dinero es el poderoso caballero que queremos que sea, tenemos lo que nos buscamos: imbéciles al poder, haciendo verdaderas locuras sin tener un mínimo de sentido común, y un séquito de pelotas gilipollas e incultos que les apoyan porque a saber cuánta tajada van a sacar. Luego vienen los llantos, lloros y lamentos. Pero para entonces es tarde: el daño está hecho, y durará 4, 8 o los años que haga falta. Los que haga falta para trapichear, hacer y deshacer a placer, mientras los supuestos pringados que somos nosotros, la gente normal, está al margen de todo y el poder de decisión que tiene es nulo, cero.

Y podría seguir hablando, como por ejemplo de por qué el libro del que hablo cuesta eso, cúanta pasta se va para esos buitres que son capaces de pedir el 10% de la recaudación de un concierto benéfico cuya recaudación va destinada a salvar la vida de un crío que está en la cuerda floja, su supuesta apuesta por la cultura y el trasfondo de detrás, que supongo que dentro de unos años será un cánon por respirar oxígeno, ya que así podemos hacer nuestras funciones vitales y nos permitirá piratear y, como dicen algunos, robar. Pero ya sería demasiado, y a lo mejor viene algún empleado de incógnito e irrumpe en mi casa sin orden judicial diciéndome que con las frases que haya usado aquí ya estoy incumpliendo las normas y que debo pagar derechos de autor, y barbaridades similares.

Con todo esto y más cosas que pasan hoy en día me gustaría despedirme de vosotros de momento. hasta que encuentre algo nuevo que enseñaros. Hasta entonces, adiós! Y gracias por leerme.

Anuncios

2 comentarios

  1. hola!! me alegro de que te hayan ido bien los examenes, todo tiene su recompensa!! 😉 he visto que hoy has hablado de las votaciones aprobechando que nos encontramos en ellas ahora jeje, yo, la verdad, en ese tema no he estado nunca muy implicada, bueno, no me he implicado. Pero si que opino que para ellos, lo mejor es la ignorancia, la incultura, porque, cuanto menos sabes, peor te defiendes, y ahi te atrapan. Yo, cuando tenga la edad jeje no se si votare, es que no me creo a ninguno, pero tampoco no creo que cambie mucho mi voto, aunque asi se empieza, jaja es una simple excusa
    cada dia escribes cosas mas interesanes 😉 besos!!!
    y ya nos diras que tal las notas jeje


    • oh! y respecto a lo del dinero! que te voy a contar yo si no me llega ni para ir a tomar algo jaja y me leo los libros de mi abuela o mis tios, y en cuanto lo de los enchufes, una amiga mia tiene su futuro asegurado, eso hace que yo me tambalee incluso en mi presente. Pero voy a conseguirlo por mi misma y eso es mucho mejor, aunque sea mas ariesgado.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s