h1

¿Qué me está pasando?

30 abril 2010

Hola, gente!

Últimamente me ocurren cosas que jamás me hubiera imaginado que pasarían. De ahí que pregunte qué me está pasando.

Hace unos meses recuerdo haber hablado con un amigo para ver si íbamos de concierto. La respuesta fue “yo paso macho, a ese tío me lo tengo muy visto. Y además no es lo que era. Últimamente no escucho nada nuevo, no hay nada que me llame la atención…”.

La cosa es que me extrañó la respuesta. Con las mismas le pregunté a mi hermano mayor y la respuesta fue “le está pasando lo mismo que a todo el que está en la edad: ya empieza a madurar, a cambiar y a echar dos dedos de luces”. Entendí aquello como una señal de “y espérate que tú serás el siguiente”, y mucha gracia no me hizo. No tengo complejo de Peter Pan, pero siempre me han dado coraje las personas que iban a lo suyo y que del resto pasaba olímpicamente en todo, creyéndose independientes e ignorando a los demás porque van creciendo. Es una postura un poco infantil la mía, pero no son pocas las personas que conforme crecían cambiaron hasta ser así.

Y hace unos días me pongo a mirar y resulta que me pasa más o menos lo mismo. No es que ignore ni me crea alguien superexclusivo, pero casi nada de lo que sale nuevo me interesa, y desde luego hago cosas que hace un año no me imaginaba ni en sueños que iba a hacer. Por ponerlo claro: antes el metal, cuanto más basto, mejor. Ahora me quedo con 4 o 5, y el resto de cosas que oigo son rock de los 80 o de principios de los 90. Y cuando cambia una cosa, el efecto dominó hace que poco a poco cambien el resto. Se nota cuando vas a la librería a ver qué tomos nuevos de manga han salido, y te vas a la calle con las manos vacías porque dices “Vaya mierda la que han publicado este mes”. Y así con una larga lista de cosas. Al final acabo quedándome con lo antiguo, y lo nuevo se queda donde estuviera, porque prácticamente no me interesa.

Creo que en posts anteriores lo dije: no habría cosa que me jodiera más que ser un falso conforme vaya creciendo. Ser eso es ser carne de cañón para nuestra sociedad. Pero los cambios son inevitables: hoy te interesa esto, y dentro de un año a lo mejor dices que menuda tontería. Eso acojona. Sí, sé que no soy más que un niño, por mucha mayoría de edad que tenga, pero no quiero acabar con un cretino que dé cambios radicales por la edad. Entre otras cosas porque es lo que está bien visto y parece que tenemos que seguir ese patrón. Dicen que la serpiente sigue el camino de la serpiente y yo no estoy hecho para tener que amoldarme a un patrón al cien por cien.

Y desde luego quien lo haga está perdiendo una parte muy importante de su personalidad y de sí mismo. Siempre me he caracterizado por hacer las cosas porque me interesasen, no porque otros lo hicieran (y a día de hoy sigo igual). Y quiero seguir en la misma línea. Por mucho que diga la gente que hace falta ver grandes cambios en una persona conforme crece y madura, yo no me lo creo.

Lo único que creo es que una persona tiene que mostrarse tal y como es, y no dejarse llevar por los cánones impuestos en la sociedad. No nacemos para ser clones, con gustos clonados y ropas clonadas para que todos parezcamos iguales. Nacemos para ser diferentes. Y una de las razones por las que siempre me centro en mí y no me gustan los grupitos es por eso: parece que la norma impuesta es que hay que ser iguales en todo. Y eso es algo que no estoy dispuesto a aguantar. No lo hice de pequeño y no lo pienso hacer ahora. Porque por mucho que se intente, el verdadero yo sale a la luz. Y más vale fingir menos y actuar más acorde con como uno es a hacerlo y luego pagar las consecuencias. Por muchas críticas que reciba uno por el camino, aunque esa persona sea contradictoria. Dentro de las contradicciones de una persona hay también cierta riqueza de la persona, cosas para plantear y que demuestran que uno puede no ser igual a los demás.

Quien sea capaz de aguantar esto, está claro que tendrá lo necesario para ser alguien, y no uno más. Pero tampoco se puede quedar uno anquilosado, y menos cuando los defectos se le acumulan por decenas. Es necesaria una mejora continua, o si no la máquina se oxida y queda para el arrastre. Es seguro que cambiaré de opinión respecto a muchas cosas, igual que cualquiera que esté en mi situación lo hará. Y seguramente me quedaré con lo mejor, con lo que realmente me interese, y al resto le diré que no. Pero lo que nadie puede hacer es negar su naturaleza, y mucho menos quedarse estancado. Porque volverse sedentario en eso es un auténtico problema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s