h1

Ni oros ni low riders

23 noviembre 2010

Cualquiera de los que me lea por aquí sabe mi afición al hip hop. Sí, esa música que es tan machacona según algunos y que la hacen cuatro mierdas que se pasan el día fumando petardos y robando a la gente según otros.  Y las referencias que he hecho hasta el momento han cumplido bastante bien con lo que para mí representa esta música.

Pero últimamente estoy asqueado. Peor. Hasta la punta del clarinete. Lo que antes era algo que transmitía mensaje, enseñaba y hacía disfrutar los temas hasta escucharlos una y otra vez es ahora un circo. El coño de la Bernarda, para ser claros. Uno se escucha a los Doble V y se piensa que puede escribir cuatro letras de mierda, ser el amo y tratarle de tú a tú a gente que lleva más de 10 años en esto, e incluso 20. Transmitiendo no más cosas que “iros todos al carajo que mi polla es la que manda”. Perfecto.

Aunque quizá no son estos los que más problemas dan. Al fin y al cabo mierdecillas los hay en todos lados, y un capón a tiempo los pone en su sitio, para que sepan a qué no deben dedicarse. Los que son un problema son los imitayanquis. Los que se comerían hasta las cagadas del 50 Cent y dejarían que los Wu Tang Clan les dieran por el culo. Los que van de mafiosillos, que defienden que hay que tener armas para proteger a su gente. Los que trapichean con drogas y plantan a tías despampanantes en barras americanas mientras sueltan algo que en nada se parece a lo que Kool Herc o los Run DMC predicaban en los 80.

Estos sí son un problema. Lo son en España, lo son en los Estados Unidos, lo son también en Japón (por increíble que parezca…). Y es que por ellos tiene esta música la mala fama que tiene. Por cuatro tontos del culo que se han creído que por enseñar low riders, cadenas de oro, guarras en tanga y armas aquí y allí son los amos del mundo. Más de uno tendría que bajarse de la parra. No son Tony Montana ni Don Vito Corleone. Y el rap no es la putilla de la chusma y los traficantes. Nació como vehículo de protesta social, y como representación de la gente más humilde. No para que cuatro imbéciles wannabes vayan de superestrellas.

O a ver qué coño se han pensado que son.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s