h1

Pop fantasma – Phantom Pop

27 marzo 2011

Dije hace casi medio año que Phantom Pop estaba al caer. En un post que le dediqué al gran hombre, Elphomega, hacía una extensa review de su carrera y su música, y también publicaba que se esperaba su nuevo disco para 2010. No ha sido hasta finales de este mes cuando ha salido. 4 años de espera. 4 años escuchando casi a diario Homogeddon, El Testimonio Libra y comprendiéndolos cada vez mejor, como el vino, del que se dice que cuanto más madura mejor sabe.

No hay mil como él, ni diez como él. Sólo está él.

El hype que ha suscitado el que saliera este nuevo álbum ha tenido división de opiniones. Unos dicen que es demasiado raro. Otros, que los experimentos no les gustan. Y a otra gente simplemente le ha encantado. Yo soy de estos últimos, y voy a pagar gustoso cada euro que vale este disco, siguiendo la inciativa de si te gusta, cómpralo. Se estaba haciendo de rogar, y el pop fantasma merece la pena, canción por canción. Digo lo de pop fantasma porque lo que puede suscitar el título es que es el fantasma del pop, cuando Phantom es el adjetivo y Pop el nombre. Por ende, es pop fantasma. ¿Por qué? Por ambientes coloridos y aparentemente alegres, típicos del pop, pero con letras oscuras y que reflejan cosas opuestas.

El corte inicial, Sol de sábado, Lluvia de domingo, es un adelanto de lo que nos espera. Música que hace imaginar colores vivos, y un buenos días repetido varias veces en la canción que invita a pensar que algo raro pasa. Raro no sé, pero distinto sí. Es evolución.

1000 problemas es una canción dedicada, en sus propias palabras, a todas esas personas que tienen que hacerse cargo de la familia, la casa, el trabajo, la pérdida, y ser capaces de pasar un rato feliz y desconectados de todo lo que les rodea si escuchan esto. Y como él mismo dice, hay mil problemas. Él nos cuenta parte de ellos sobre un beat totalmente contrario al anterior, pero igualmente bueno.

Summer breeze es el corte con la primera colaboración del disco, por parte de la chino-canadiense Masia One. A lo que me recuerda la base es a un día de verano tranquilo, precisamente invitando a la brisa de verano. La voz de Masia es increíble, un gustazo para los oídos en este tema, y el párrafo de Sergio evoca perfectamente lo que podría ser un día de verano. Un día de Junio o de Julio es lo que le pega a esta canción para escucharla. Completamente.

Sacrificio es una muestra de la vida normal de este hombre y lo poco que importa el dinero, aunque al final lo que acaba moviendo el mundo es el dinero, y por tanto el crimen es take money, make money, sea por parte de quien sea. A fin de cuentas vine a este mundo sin nada, y sin nada me iré.

Acabamos juntos tiene un beat muy electrónico y muy happy, contribuyendo a la atmósfera general que crean las bases en el disco, aunque con unas letras muchísimo menos alegres. No es de los temas que más me ha llamado la atención, sin embargo. Aun así, me parece buena canción.

Stardust es la segunda canción con colaboración. Interviene Shabu One Shant en un estribillo sencillamente genial, y Elphomega da una lección de lo que es rapear y fluir sobre un ritmo. No hay mil como él, ni cien como él, ni diez. Sólo el. Es uno de los temas que más me gustan del disco. Sencillamente soberbio.

Y si la anterior me gustaba, Azul Místico me gusta todavía más. Sus primeras palabras son tú ahora quieres mis gafas, meto la mano y las raíces son blandas en referencia a todos aquellos que ahora se han subido al carro de ser vintage y le aclaman cuando hace escasos dos años pasaban de él por no ser un rapero hardcore. Continúa con las típicas referencias culturales en él (a pesar de que en este disco abundan menos, algo que él ya anunció) y todo fluye sobre una base excelente, típico de alguien como Doc Diamond, que produce casi todos los temas.

Primos raros, en contraste con la anterior, está producida por Neo, igual que Summer breeze, Doppelgänger y Ratas de Videoclub. Lo que me inspira esta canción, aparte de una letra soberbia con referencias a Don Siegel y a Steve Rogers (el verdadero nombre del Capitán América), es melancolía. Aunque él diga que no quiere que sea otra canción de las de antes, lo es. Y no por eso es mala en absoluto. La típica canción que gusta escuchar en un día de lluvia.

Doppelgänger es una palabra alemana para definir a un doble de alguien. En este caso, la canción va sobre cómo un día a Elphomega le aparece un doble y hace exactamente los mismo que él. Sólo huyendo de él, corriendo, consigue deshacerse de él. Podría hacer mil hipótesis para intentar averiguar el sentido de esta historia, pero seguramente no daría una. Prefiero seguir dándole vueltas y quedarme con este tema y las voces que en inglés deletrean D-O-P-P-E-L-G-Ä-N-G-E-R.

La gran ola de calor es otro gran tema. Aquí no sólo vuelve a colaborar Shabu One Shant en el estribillo, sino que además canta durante un párrafo. La canción es una completa descripción de imágenes típicas de un barrio normal, escenas de cualquier vida. La atmósfera es como la de Summer breeze: un día de verano con mucho calor, en el que dan ganas de tumbarse y abstraerse con Miles Davis y Dizzy Gillespie de fondo, tal y como canta Shabu.

Alta ansiedad es otra canción de corte electrónico y también un tanto happy. Me gusta bastante, aunque supongo que me hará falta escucharla varias veces más para sacarle todo el jugo.

Illpack debe morir es la clásica colaboración de Capaz Fernández con Elphomega. Desde Homogeddon, sus colaboraciones a solas se han llamado así, siendo la más reciente Knightmares, en el disco de Capaz, Último Cigarro. Es la canción que quizá muestra más egotrip en todo el disco, y a pesar de ello es algo que siempre gusta. A fin de cuentas estos dos hombres son unos monstruos del micro.

Ratas de videoclub sí tiene una gran cantidad de referencias a series y películas americanas, tal y como el título sugiere. Sobre un beat un tanto extraño, nos deleita con referencias tales como Twilight Zone, Harryhausen o Mickey Rooney. Gran tema, sin dudas. Por muchas de estas cosas que conozca, y aunque no sea su propósito, me va a volver a hacer mirar la Wikipedia.

El último tema, No happy ending, puede servir de outro para este gran disco, aunque en verdad es una canción en sí que da la despedida de Phantom Pop. Y como corte final, no desmerece en absoluto.

Cuando Elphomega decía que iba a cambiar, era cierto. Se puede apreciar que su música no es la misma que en El Testimonio Libra. Pero eso no quiere decir que la música no lleve su sello. Es inconfundible. Quizá ha querido cambiar y enfocar su música a la música americana de los años 50 y 60 de forma rimada y con el hip hop siempre detrás, y aunque muchos lo critiquen, a mí me encanta. Como me gustaron en su día sus discos anteriores. Por algo llevamos muchos esperándolo 4 años. Y ahora que puede estar en nuestras manos, es como una especie de droga que no se puede dejar de escuchar. Simplemente muy bueno. Junto con el disco de Sho-Hai, Doble Vida, es de los discos del año en lo que llevamos de 2011.

Haz click en la portada del álbum para escucharlo en Deezer. Y si te gusta, cómpralo. Una edición con un libreto de 57 páginas con las letras y un artwork de escándalo merecen la pena.

Phantom Pop

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s